La primera hora del día

Desde hace ya unos días algo me ronda por la cabeza, es extraño y a la vez interesante: cuando nos olvidamos un poco de nosotros mismos, todo el entorno lo nota, la energía que se desprende no es una energía que te acompañe a quedarte.

Cuando esto sucede, que es muy normal, no es necesario ser tampoco drama queens y enfadarse contigo misma, simplemente te toca trabajar el doble para volver a encontrar un poco de paz y equilibrio otra vez y por eso estoy aquí escribiendo.

SUCCEDE boh! (léelo con acento y pronuncia italiana [suchede])

Este es un post para ti y para mi – siempre he dicho que el blog sigue aquí como parte de una “terapia” (llamémoslo así). Es maravilloso escribir lo que pasa por tu cabeza, es parecido a contarle tus pensamientos a alguien; cuando hablas, te das realmente cuenta de lo que estas pensando y si de verdad lo crees o no.

Ahora lo que estoy pensando es que la vida, los amigos, los seres queridos, son demasiado importantes como malgastar el tiempo con ellos con una actitud negativa. Y yo buscando el problema en los demás cuando estaba en mi mano solucionarlo – en este caso, es ideal “mirar-se el melic” como dice mi Madre: mirarse al ombligo (a uno mismo) y dejar de pensar que el problema lo tienen los demás, porque, aunque así fuera, no puede afectarte como te sientes tú.

Esta mañana cuando me he despertado a las 5:30, he pospuesto el despertador y he pensado que estaba cansada de trabajar de turno de mañana. Luego, me ha venido en mente lo siguiente: ¿qué horror despertarse con un pensamiento así no? jajaja y después ha aparecido Robin Sharma como ese angelito en el hombro izquierdo que me decía: Laura, lo que hagas en esta primera hora del día va a marcar el resto de tu jornada así que ¡CAMBIA TU ACTITUD! (para que veáis un poco como funciona el cerebro de esta mujer jajaja)

Acto seguido, he decidido leer a mi amigo Pablo Arribas, su ultimo post, no entiendo como lo hace pero siempre escribe JUSTO del tema que necesito leer, el post se titula: Hoy voy a ser quien me gustaría ser.

¡MAGIA! Leer sus palabras ordenan los mil cajones abiertos de mi alma y otra vez lo ha conseguido.

Obviamente, después de respirar PROFUNDAMENTE un millón de veces y sonreír para mis adentros lo he compartido con mis amigas, VAMOS A REPARTIR como dice Arnau Griso en la letra de su famosa canción: buenrollismo, *%&$£” y armonía no hay prisa, que ser feliz es gratis.

Empieza este domingo con fuerzas, organízate la semana: deporte, ponerte al día con tus amigas y familiares (cuidalos y mimalos), momentos para leer y escribir, busca momentos KIT-KAT como los llamo yo: momentos para dar gracias y darte cuenta de la suerte que tenemos. Concéntrate en LO QUE TIENES y no anheles lo que te gustaría tener. 

Y ya que estamos… ¿te has planteado comenzar a organizarte el 2018? ¡Lista de PROPÓSITOS! ¡Marchando! Retos a nivel: laboral, espiritual, económico, salud física…

No pospongas el despertador…

Florencia

Advertisements

🍁 Autunno 🍂

IMG_0976

Pasan los días, las semanas y los meses en Florencia. Cambian las estaciones, cambian los colores y cambia el entorno.

Cambian los olores, castañas tostadas en Piazza della Republica, las antiguas villas Toscanas pintadas del color de la estación. El naranja y el marrón inundan los jardines y los adoquines. Las Fiorentinas se agarran a sus chupas negras y pantalones negros, visten todas de uniforme.

Panino y vino en las aceras de las calles a pesar del frío. Menos turistas y más locales por el centro. La ciudad se toma un respiro, empiezan algunas obras en calles centricas, pospuestas a la espera de temperaturas más bajas y menos transeúntes.

A Palazzo cada día mejor, los clientes, compañeros, managers, todos amables y cordiales. Se agradece trabajar en un entorno así.

Comienzo a descubrir los alrededores de Firenze, mi cuerpo me pide estirar las piernas cada día y hacer excursiones relaja los músculos y despeja mi mente. Se respira bien en las estrechas y húmedas calles de Fiesole, paredes llenas de musgo y setas creciendo en cada esquina, ya estamos en plena temporada.

Las vistas desde Fiesole… En mi intento de realizar una foto en la que se vea il Duomo, se cuela una mariposa y decide ser la protagonista.

Firenze desde lo alto es igualmente preciosa, pequeña, inmensamente anclada en el medioevo.

Vuelvo a practicar yoga cada día de la mano de Xuan Lan, la conocí en Barcelona en Zentro yoga, calle Aribau, su clase me impresionó. Tengo que confesar que por muy mal que suene, por ahora la asana que más me gusta es la posición “cadaver” (savasana) en la que todo el cuerpo se relaja, mi mandíbula que siempre sufre tantísimo por lo nerviosa que soy palpita, puede que sea el único segundo del día que le doy un respiro…

Visito restaurantes que recomendamos a los clientes, sinceramente, me da cierta vergüenza entrar en los restaurantes como si contestara al teléfono “Buongiorno, sono Laura da Palazzo” me acogen y me invitan a visitarles durante una cena y probar sus exquisiteces… ¿cómo me voy a resistir a esta deliciosa invitación?

Dejar casa atrás e iniciar esta nueva etapa en el extranjero, de alguna forma te pone “a prueba”; Durante el día a día, solemos justificar cosas que hacemos o dejamos de hacer por falta de tiempo, por compromisos u porque no depende totalmente de ti comer de una manera, hacer deporte tanto como querrías, visitar galerías de arte, ver menos series y leer más etc.

Ahora que depende totalmente de mi seguir una dieta y cuidarme, ejercitar mi cuerpo, seguir cultivando mi mente culturalmente, formarme como persona y buscar constantemente dar lo mejor de mi para con los demás. Estoy contenta en Firenze, intento aprovechar los días, tener un orden mental (y real en mi entorno que siempre ayuda). Ser generosa con todos y amable, hacer que los que me rodean se sientan queridos 🙏🏼

Me siento afortunada y agradecida y ya que estamos, hablando de agradecimientos… gracias Papis, gracias Familia, gracias amigas. Lo mejorcito que tengo. No es suerte teneros cerca mío y no sentirme nunca sola lejos de casa. Inmensos tesoros en mi vida. 

 

IMG_1139

IMG_1173

 

 

Por fin llueve en Florencia

Redactado el 14 de Agosto

Sentada sobre baldosas antiguas en una habitación con techos altos y puertas estrechas. Vistas al Duomo y a la Sinagoga… Veo el diluvio caer por la ventana mientras suena un Damien Rice triste e indignado como rumor de fondo. Tan solo dos semanas viviendo en Florencia, el comienzo de una nueva etapa que por ahora está saliendo de forma estupendísima, ningún susto, decepción, nada ha salido mal desde que estoy aquí, siento que tengo muchos angeles de la guarda velando para que disfrute y sea feliz de mi tiempo en Italia, que encuentre mi lugar entre frescos, museos y esculturas.

Florencia… no sé como describir esta ciudad aún, la etiquetaría de tantísimas. Desde que llegué, percibí abrazos continuos, la gente es extremadamente acogedora y dulce, la gente local está enamorada de su ciudad y saben perfectamente lo afortunados que son de ser Fiorentinos, no es para menos.

Contiene tanta historia para mi aún desconocida… ganas de saberlo todo de ella.

Los primeros 5 días en Florencia fueron “extraños”, mi apartamento estaba disponible a partir del 1 de Agosto y tuve que ir antes por tema de papeles para el trabajo. Lo que pasó es que al estar la ciudad en temporada alta, los alojamientos disponibles para pasar estos primeros días… bueno, además de ser carísimos eran horribles, así que tuve que alojarme en un airbnb que al principio parecía “correcto” pero al llegar… no fue así, y tener que compartirlo con una pareja del Reino Unido; gorditos, fofitos y que se paseaban por la casa en ropa interior jajaja tenía una parte cómica “tot plegat”.

Bueno, en fin, conocí a un chef Napolitano en el restaurante justo debajo del apartamento gracias a Pina, una Italiana encantadora y con un corazón gigante que no para de presentarme a gente en Florencia. No he parado de comer pizza y pasta que he compensado con las ensaladitas antes de ir a dormir.

Después de estos maravillosos 5 días compartiendo espacio vital con lo peor de Inglaterra, me mudé al piso alquilado y dejé el restaurante Napolitano atrás, me queda un poco lejos de casa ahora.

Mi día a día solo llegar ha estado, por suerte, lleno de planes. Mis compañeros del hotel no entendían como podía estar tan liada si acababa de mudarme aquí y me preguntan: ¿pero es gente de Barcelona que ya conocías? y yo… mhh nops, la mayoría locales y después si que he conocido también a Mª Helena y a Paula. Paula es mi compañera de habitación y además de trabajar también en el mundo de la Hotelería, le gusta salir a tomar algo al estilo “Barcelonés”. Cenamos en hora española y no a las 20:00, las cenas no se cierran si no es con una copa y llegar a casa antes de las 00:00 no se contempla. *Tengo que decir que voy notando como poco a poco, nos vamos adaptando al horario Italiano y sinceramente, es más saludable 🙂

Italia entera por lo que he ido experimentando, además de ser un lugar que te conquista por el estomago… también te conquista por la vista, imágenes de postal, cada día… todos los atardeceres son mágicos estés conde estés: en el Río Arno, en Pisa, entre las estrechas calles del centro de Florencia…

PISA

Florencia

Paseo en barca por el Río Arno, Florencia