Por fin llueve en Florencia

Redactado el 14 de Agosto

Sentada sobre baldosas antiguas en una habitación con techos altos y puertas estrechas. Vistas al Duomo y a la Sinagoga… Veo el diluvio caer por la ventana mientras suena un Damien Rice triste e indignado como rumor de fondo. Tan solo dos semanas viviendo en Florencia, el comienzo de una nueva etapa que por ahora está saliendo de forma estupendísima, ningún susto, decepción, nada ha salido mal desde que estoy aquí, siento que tengo muchos angeles de la guarda velando para que disfrute y sea feliz de mi tiempo en Italia, que encuentre mi lugar entre frescos, museos y esculturas.

Florencia… no sé como describir esta ciudad aún, la etiquetaría de tantísimas. Desde que llegué, percibí abrazos continuos, la gente es extremadamente acogedora y dulce, la gente local está enamorada de su ciudad y saben perfectamente lo afortunados que son de ser Fiorentinos, no es para menos.

Contiene tanta historia para mi aún desconocida… ganas de saberlo todo de ella.

Los primeros 5 días en Florencia fueron “extraños”, mi apartamento estaba disponible a partir del 1 de Agosto y tuve que ir antes por tema de papeles para el trabajo. Lo que pasó es que al estar la ciudad en temporada alta, los alojamientos disponibles para pasar estos primeros días… bueno, además de ser carísimos eran horribles, así que tuve que alojarme en un airbnb que al principio parecía “correcto” pero al llegar… no fue así, y tener que compartirlo con una pareja del Reino Unido; gorditos, fofitos y que se paseaban por la casa en ropa interior jajaja tenía una parte cómica “tot plegat”.

Bueno, en fin, conocí a un chef Napolitano en el restaurante justo debajo del apartamento gracias a Pina, una Italiana encantadora y con un corazón gigante que no para de presentarme a gente en Florencia. No he parado de comer pizza y pasta que he compensado con las ensaladitas antes de ir a dormir.

Después de estos maravillosos 5 días compartiendo espacio vital con lo peor de Inglaterra, me mudé al piso alquilado y dejé el restaurante Napolitano atrás, me queda un poco lejos de casa ahora.

Mi día a día solo llegar ha estado, por suerte, lleno de planes. Mis compañeros del hotel no entendían como podía estar tan liada si acababa de mudarme aquí y me preguntan: ¿pero es gente de Barcelona que ya conocías? y yo… mhh nops, la mayoría locales y después si que he conocido también a Mª Helena y a Paula. Paula es mi compañera de habitación y además de trabajar también en el mundo de la Hotelería, le gusta salir a tomar algo al estilo “Barcelonés”. Cenamos en hora española y no a las 20:00, las cenas no se cierran si no es con una copa y llegar a casa antes de las 00:00 no se contempla. *Tengo que decir que voy notando como poco a poco, nos vamos adaptando al horario Italiano y sinceramente, es más saludable 🙂

Italia entera por lo que he ido experimentando, además de ser un lugar que te conquista por el estomago… también te conquista por la vista, imágenes de postal, cada día… todos los atardeceres son mágicos estés conde estés: en el Río Arno, en Pisa, entre las estrechas calles del centro de Florencia…

PISA

Florencia

Paseo en barca por el Río Arno, Florencia

Advertisements

Terima Kasih 🙏🏼

 Dále al PLAY 🙂

IMG_5993
The Rice Terraces – Ubud

Sorprendentemente, aún recuerdo el olor a incienso… el sonido de las grandes y pesadas hojas del platanero mecerse por el viento… recuerdo perfectamente la sensación del agua tibia del océano filtrase entre mis dedos y como las corrientes marinas acariciaban mi cintura, los gritos de los niños y sus “¡Hi!” vestidos de uniforme… las sonrisas… esas sonrisas… son Bali.

Me emociono con solo recordar que ya hace más de una semana que he vuelto de Indonesia y tengo un nudo en la garganta. Me cuesta respirar cuando pienso que con el tiempo, quizás, todas estas sensaciones que ahora siento tan frescas puedan llegar a desvanecerse.

Bajar las colinas en moto, sin casco, sin carnet con el viento en la cara y la cara en el viento. Inspirar ese olor a mar que despierta todos los sentidos. Sonreír al ver las gallinas histéricas cruzar la calle con sus intentos de alzar el vuelo para salvar su trasero.

La verdad es que al pensar en escribir el post de Bali tenía en mente pautar cada día, comentar los “must” a visitar si se viaja a este país, las cosas que debes saber antes de pisar tierra Balinesa… pero de entre todos los templos que he visto, selvas con las que me he peleado y comerciantes con los que he regateado me quedo con esta sensación de paz interior.

Hay un trozo de la película de Amelie que leí a la vuelta y me trasladó 12.517km de vuelta a Indonesia, dice así:

“Amelie tiene de repente la extraña sensación de estar en total armonía consigo misma, en ese instante todo es perfecto, la suavidad de la luz, el ligero perfume del aire, el pausado rumor de la ciudad. Inspira profundamente y la vida ahora le parece tan sencilla y transparente que un arrebato de amor, parecido a un deseo de ayudar a toda la humanidad la empapa de golpe.”

Os prometo que lloré, sí, lloré al verse poner el sol desde el Balangan Cliff, lloré volviendo a casa en moto después de la clase de yoga, lloré la última noche entre las sábanas de la preciosa Maha Residence Guest House.

IMG_5776

No sabéis como echaba de menos la sensación de emocionarme con un “Terima Kasih” (con un simple “gracias”). La paz que encontraba recorriendo senderos desconocidos en moto, sorprendida porque en cada curva, me esperaban vistas mejores… la sensación de estar sola solísima en una playa preciosa, sin ningún guiri (como yo) a la vista.

IMG_6223
Gunung Payung beach

En Bali, la gente local no te pregunta “¿Cómo estás?” te preguntan “¿Adónde vas?” La primera vez que me preguntaron esto me quedé empanada – ¿Qué hacía dónde voy? – y para mis adentros pensaba que esa dependienta me habría confundido con una compradora asidua. Días después me contaron que es eso lo que se pregunta aquí cuando entras en un comercio u comes en un restaurante… “¿Adónde vas?” eso me pregunto yo y ¿sabéis qué? no sabría qué contestar.

Reframe: I won’t always know where I’m going – but I can always know whether I’m going in the right direction (Design Your Life by Bill Burnet & Dave Evans)

Ya al comenzar el 2017 me marqué una serie de objetivos y entre ellos estaba hacer un viaje inolvidable… Dios mío, solo anoté uno en la lista y ahora muero por volver a revivir las sensaciones, recuerdos y experiencias que Bali me ha regalado.

¡Qué fuerte es! Que las cosas que llenan en esta vida son gratis amigos míos, ya lo has leído bien, ¡¡¡GRA-TIS!!! Me encantaría pensar que todos tenemos la misma sensibilidad al contemplar embobados como se esconde el sol detrás del gran océano, la libertad que implica estar en una sociedad en la que de ninguna de las maneras te invita al consumismo continuo llenando tu vida de falsas necesidades básicas, una sociedad en la que el entorno te invita a la contemplación y la gente a la amabilidad con el prójimo. ¿Puede uno amar a un completo extraño con solo contemplar una mirada bondadosa?

Tengo ganas de escribir más sobre Bali, experiencias más concretas. Estoy preparando también un vídeo, me muero de ganas de terminarlo.

Comparto algunas fotos.

Tengo muchas ganas de volver (por si no ha quedado claro).

IMG_6259
Gunung Payung beach
IMG_6758
Balangan Beach – Marea Baja
IMG_6272
Balangan Beach – Marea Baja
IMG_6800
Balangan Beach – Marea Alta
IMG_6710
The Secret Paradise
IMG_6653
Our Little House at “The Secret Paradise”
IMG_6719
The Secret Paradise
IMG_6203
The Jungle
IMG_6027
Mount Batur

Rice Terraces - Ubud

cropped-img_5939.jpg
Rice Terraces – Udud

This slideshow requires JavaScript.

IMG_5696
Mi amiga posa desinteresadamente en el Monkey Forest

 

 

Aquellas pequeñas cosas…

Antony and the Johnsons – Bird Gerhl

I am a bird girl now
I’ve got my heart
Here in my hands now
I’ve been searching
For my wings some time
I’m gonna be born
Into soon the sky
‘Cause I’m a bird girl
And the bird girls go to heaven
I’m a bird girl
And the bird girls can fly
Bird girls can fly

Processed with VSCOcam with c1 preset

Viernes en el hotel, primera hora y ya estoy pensando en Cadaqués… mar, sol, brisa, momentos para desconectar, buscando ese “You see all I need’s a whisper in a world that only shouts”  de Passenger…

Ya lo veo… aparece y desaparece tímidamente entre las curvas disuasorias. Que ganitas de verlos a todos, a los de siempre. Hay cosas que cambian y sabemos que este podría ser el último verano pero nadie lo menciona, de vez en cuando cae el típico “nos hacemos mayores” pero, no exageremos, entre los 22 y los 25 que tenemos aún quedan veranos.

HOY SALIMOS – pues claro que sí, obviamente, no hace ni una hora que he llegado y el whatsapp que he recibido es el siguiente: Laura, Ron-Cola bien? hahaha, son las mejores.

 *     *    *

Uff…. que dolor de cabeza, ha amanecido, día de lluvia, como no, el mal tiempo me persigue. No habrá barquita, pero no pasa nada… al mal tiempo, buena cara, me apetece pasear. Imagino que todos deben estar aún durmiendo, no hay manera de levantarse temprano aquí.

Noto el agua en los pies, no ha sido buena idea ponerse alpargatas en un día de lluvia. La suela esta empapada y el zapato se convierte en cemento, pesa una tonelada … Para de llover y la luz en Cadaqués se transforma. Ves como el blanco y negro de las nubes se traslada de alguna manera al pueblo, el aire esta limpio al igual que el agua y pasear sigue siendo una gozada. Con la música puesta, me fijo en cada casa que bordeo, esquinas, galerías escondidas para ver y no ser visto y mi deseo se reafirma, quiero una casita aquí 🙂 No puedo alejarme del paraíso, una vez rozas el cielo, la tierra parece ya poca cosa…

Y ya es domingo, vamos en busca del coche, después de visitar Port Lligat y el paisaje surrealista de Salvador Dalí, seguimos dirección Cap de Creus.

Momentos para reflexionar, para hacer balance y priorizar novedades que se me plantean en esta nueva etapa de la vida. Sentada en una gran roca blanca, miro el cielo y las nubes con extrañas formas a causa del gran viento. Se esta genial… no quiero volver…